El Concepto Castillo Morales® para médicos y terapeutas

El Concepto Castillo Morales® es un concepto terapéutico integral, de orientación neurofisiológica para niños y adultos con alteraciones de comunicación sensomotrices y orofaciales.

Gracias a su enfoque diferenciado de cómo influye el desarrollo sensomotriz en las funciones y actividades del área orofacial, el Dr. Rodolfo Castillo Morales desarrolló un concepto de tratamiento que por lo general se hace llamar terapia de regulación orofacial y que también se dio a conocer en Alemania (Castillo Morales, 1991). El Concepto hace especial énfasis en cómo la postura corporal y el movimiento influyen en la posición de cabeza, nuca y mandíbula, así como en las actividades de la musculatura mímica, oral y faríngeas.

La expresión facial y la articulación son de las capacidades motoras más finas y diferenciadas de nuestra musculatura orofacial y esenciales para la comunicación. Una buena coordinación de la musculatura oral y faríngea es esencial para poder comer y beber sin problemas. En personas con trastornos de tipo neurológico o anatómico, a menudo estas habilidades también se ven afectadas. De ahí que en su concepto, Castillo Morales hiciera especial hincapié en los siguientes aspectos terapéuticos:

  • apoyar la capacidad de comunicación de los afectados y
  • conseguir que los afectados puedan participar en la sociedad de forma adecuada a la hora de comer y beber

Castillo Morales desarrolló su concepto de tratamiento principalmente para personas con hipotonía muscular y alteraciones sensomotrices. Hoy en día se aplica sobre todo en niños y adultos con diferentes alteraciones sensomotrices en la zona de la cara, boca y garganta, como por ejemplo en:

  • niños con alteraciones anatómicas congénitas en la zona de la boca (por ejemplo, la secuencia de Pierre Robin, malformación de labio, mandíbula y velo del paladar)
  • niños con hipotonía como por ejemplo en la trisomía 21 (síndrome de Down) u otros síndromes genéticos
  • niños prematuros con problemas para comer y beber
  • pacientes de todas las edades con trastornos neurológicos acompañados de síntomas orofaciales, tales como: trastornos neuromusculares, parálisis cerebral, tras una conmoción o un derrame cerebral

La terapia requiere un conocimiento preciso de la anatomía funcional, del desarrollo sensomotriz, sobre todo del conjunto orofacial y la interacción entre estos sistemas. Hay que tener en cuenta las condiciones del desarrollo emocional, comunicativo y social, así como los criterios de desarrollo de la autonomía.

A través de la estimulación de dos áreas motoras mediante vibración se regula el tono muscular en una postura inicial funcional en el cuerpo de la terapeuta. Esto repercute de forma positiva en el complejo orofacial.La experiencia proprioceptiva es aclarada mediante técnicas de tratamiento tales como tracción, presión y vibración. Es importante apoyar la atención del niño a favor de sus experiencias y acciones, darle confianza y seguridad a fin de fortalecer la motivación para asumir nuevos retos. La actividad motora en la boca y en la lengua puede ser influenciada de manera positiva por la activación de las manos o los pies. La función de apoyo de los pies y las manos, así como la orientación visual espacial se utilizan para estabilizar la postura.

Siguiendo el principio de “forma y función son mutuamente dependientes” se ha de tratar en una fase temprana por ejemplo lesiones secundarias de la bóveda del paladar o la incorrecta posición de dientes o mandíbula debida a limitaciones funcionales orofaciales primarias. Originalmente, Castillo Morales aprovechó como método terapéutico para apoyar el desarrollo, enfoques que aprendió en la escuela francesa de André-Thomas y sus alumnos durante su formación de médico rehabilitador en Madrid examinando a recién nacidos y niños. Estos enfoques los modificó, especialmente en la aplicación del área orofacial. Su especial don de la observación, su manera dedicada de dialogar con su interlocutor y la forma cuidadosa con la que solía respetar incluso las señales no verbales de los niños, lo convirtieron en un investigador, terapeuta y maestro ejemplar. Durante muchos años mantuvo un intenso intercambio de información profesional con colegas médicos y terapeutas de distintas áreas. Siempre estaba dispuesto a compartir sus conocimientos, a resolver dudas y siempre abierto a nuevos enfoques terapéuticos y experiencias en las que presentía o veía eficacia. Así mismo, el  grupo de terapeutas maestros se siente comprometido a cumplir con estas exigencias. Su objetivo común es comprender la personalidad del paciente y adaptar los aspectos más importantes de la terapia a las necesidades del individuo y de las personas de su entorno más íntimo.

Autora: Dra. Angelika Enders, Dr. von Haunersches Kinderspital, clínica de la Universidad de Múnich

 

Búsqueda de terapeutas Asociación Aviso legal

Castillo Morales® Vereinigung e.V.
Forstweg 17
13465 Berlin
Tel: 030 - 80205197

Enviar email